Las velas de Galana Candle son diferentes…

Trabajamos para clientes y clientas que buscan tener su momento de relajación con nuestras velas a la vez que descubren una joya de plata en su interior que está pensada por y para ellos y ellas. ¿por qué no disfrutar también de las velas decorativas en casa?

Además también están pensadas para aquellos que necesitan hacer un regalo especial.

Nuestra experiencia como consumidores nos hace ofrecer un servicio de atención enfocado al cliente y totalmente personalizado.

¿Y cómo surgió todo?

Si has llegado hasta aquí, es porque te preguntarás quién está detrás de todo esto…

Todo esto lo forman David y Olga, amigos y pareja desde hace 9 años. Somos los que inventamos, hacemos las velas en la cocina de nuestra casa, hablamos con los clientes… en definitiva, hacemos todo el trabajo. Nos gusta la artesania, el ver como todo va tomando forma…

Nace de la idea de juntar dos aficiones: las velas aromáticas y las joyas. Quisimos que la sensación de llegar a casa y encender tu vela favorita tuviera además un aliciente.

¿No os ha pasado estar un tiempo buscando el regalo original perfecto? Nos cansamos solo de pensarlo… por esta razón decidimos enfocarlo centrándonos en los detalles.

Elegimos los aromas pensando en los beneficios que pueden aportar. 

Nuestra filosofía es que el tiempo es oro, y para aprovecharlo debemos estar al 100 % en cada momento. ¿Por qué no disfrutar del momento de relajación con algo que nos pueda ayudar en nuestro día a día?

De todo esto nace Galana Candle, de la ilusión por compartir nuestras ideas y ver en los demás la satisfacción del trabajo bien hecho.

¿Y por qué Galana?

Según la RAE ‘Galana’ proviene de ‘galán’ y tiene las siguientes acepciones:

  1. Bien adornado.

  2. Dispuesto con buen gusto e intención de agradar.

Y eso es lo que perseguimos… tenemos la intención de que nuestras velas agraden, no solo si elegimos la opción del regalo si no también a los sentidos.

Esperamos haberte dejado con ganas de más y sobre todo con el ansia de entrar a ver nuestras velas y la sorpresa que esconden en su interior.