¿Por qué incluir aromas en nuestras velas?

La Aromaterapia es una disciplina terapéutica que aprovecha las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas, para restablecer el equilibrio y armonía del cuerpo y de la mente para beneficio de nuestra salud y belleza.

La palabra “aroma” significa olor dulce, y “terapia”, tratamiento diseñado para curar. A diferencia de otras terapias, el potencial curativo de la aromaterapia procede de su capacidad para promover la relajación y, al mismo tiempo, generar una sensación de alegría o tranquilidad en el receptor.

Los aromas actúan en nuestro interior por asociación de imágenes, evitando la intervención de nuestra parte consciente que todo lo analiza y todo lo traduce a palabras comprensibles.

Es por esta razón que se considera a la Aromaterapia como el lenguaje del alma: aquello que nuestro cerebro percibe a través del olfato, lo sitúa en el área de las percepciones espirituales, armonizando nuestro cuerpo energético y accediendo de este modo a la regulación del área física que necesite ser reconstituida.

Por otra parte, cuando se huele algo se evoca la memoria emocional, se puede relacionar las emociones. La aromaterapia actúa sobre los planos sutiles por ello ayuda a la meditación, visualizaciones, concentración y a todas aquellas técnicas destinadas a buscar el equilibrio y armonía interior.

Por eso, si tuviéramos que dar una respuesta a la pregunta inicial de este post, sería porque creemos firmemente en que cada aroma tiene su beneficio en nuestro cuerpo y en nuestra mente. No solo nos ayudan a relajarnos, sino también a activarnos, a curar algún dolor…

¿Vosotros cómo utilizáis los aromas en vuestro día a día? Contadnos en los comentarios! 🙂

Hidden Content